4 enero, 2016

Una idea para un nuevo negocio

Una idea para un nuevo negocio

girl-510446_640

Siempre he pensado que uno de los mejores negocios son los comercios de ropa infantil porque son los que más necesitan comprar pantalones y camisetas cada año. Nosotros reutilizamos pero ellos la estropean jugando, la manchan, se les queda pequeña, etc. El caso es que al final los padres siempre estamos comprándoles ropa a esos pequeñajos de la casa. Al final me voy a lanzar con el apoyo de mi marido y voy a montar mi propia tienda de la mano de HHG que va a proveerme de todo esta catálogo de moda al por mayor.

La verdad es que estoy muerta de miedo pero lo que no puede ser es que lleve años pensando en que esto sería un buen negocio y por el temor a perder acabe por no hacer nada, de brazos cruzados, sin ni siquiera intentarlo.

La suerte que tengo es que HHG te asesora en absolutamente todo para que puedas ponerte en marcha en poco tiempo y eso es lo que necesito yo, empezar a moverme y empezar a trabajar duro para conseguir que esto funcione.

Mis hijos han sido mis modelos y estoy encantada. Erika, de 12 años, se ha hecho un book de fotos con Lovely Photo y el pequeño Sergio lo ha hecho con FjSirvent, por eso de que cada book tenga un sello, una huella diferente, y la verdad es que estoy encantada.

De todos modos HHG te provee también de fotografías de su catálogo y posters para decorar tu establecimiento pero, en mi caso, ha sido más la ilusión de ver a mis hijos estampados en mi tienda que otra cosa, aunque me haya resultado un poco más caro.

Mi marido va a llevar la contabilidad, por ese lado tengo suerte, lo reconozco, porque trabaja en una asesoría y eso siempre es bueno porque sé, de antemano, que no voy a meter la pata con ningún papeleo porque confío plenamente en mi asesor, oobviamente.

De todos modos yo no estoy muy a favor de las empresas familiares porque las que conozco se han ido a freír espárragos tras rupturas matrimoniales y demás. Por eso mi marido me va ayudar pero no va a trabajar conmigo. Prefiero contratar a mil personas externas antes que a él porque no pienso jugarme la felicidad de mi matrimonio al estrés de una tienda en pañales.

Mi madre, que toda su vida ha regentado una tienda de lencería y que ahora está jubilada, va a ayudarme un poco al principio. Sobre todo con el tema del almacén y el stock que debo tener porque no tengo ni la más remota idea y ando un poco perdida, aunque supongo que todo es ponerse y empezar a aprender, lo más rápido que te sea posible.

Sea como sea he puesto toda la carne en el asador y tengo muchas ilusiones metidas en este proyecto así que espero que todo me salga bien. Cruzaremos los dedos.