13 octubre, 2016

Organizando bodas un año antes del evento

Organizando bodas un año antes del evento

¿Os podéis creer que a día de hoy ya hay parejas reservando miles de cosas para su boda en septiembre del año que viene? Me parece una auténtica barbaridad, pero resulta que es normal. Increíble. No es que yo haya estado muy puesta nunca en estos temas pero es que es impresionante todo esto.

Me caso el año que viene y a pesar de que reconozco que me gustan mucho todos los eventos y las fiestas jamás me he interesado demasiado en el tema “boda” así que ahora que entro en diferentes webs para ir informándome sobre todo esto y me encuentro con cosas como que hay que reservarle la fecha al fotógrafo ya si no quieres quedarte sin él pues… alucino.

Me caso el día 5 de septiembre del años que viene, 2017, y ya he reservado mi fecha con Jesús Vidal para que haga el reportaje de mi boda porque si alguien que se case el mismo día quisiera que él hiciese también sus fotos podría comprometerse y entonces yo me quedaría sin fotógrafo de boda. Pero es que ahí no acaba la cosa… He preguntado en un par de fincas y ya tienen el día completo por diferentes bodas, incluso llamé a una wedding planner para informarme sobre precios y me dijo que la avisara cuanto antes porque tiene dos bodas más en septiembre del año que viene y necesita organizarse para poder hacerlo todo. ¿Cómo os quedáis?

shutterstock_404017708reducida

Hay que ver lo que dicen por Internet

He mirado a ver qué dicen las blogueras por Internet y hay quien aconseja empezar a organizar todo hasta año y medio antes del día del enlace. ¿No es un poco exageradito todo esto? En Ideas para una boda he leído que 12 meses antes hay que elegir fecha y hora de la ceremonia y el banquete, definir el estilo de boda (íntima, multitudinaria, familiar), el presupuesto estimado, celebrar la pedida de mano (no sabía que eso aún se hacía en el siglo XXI) y empezar a visitar restaurantes. ¡TOMA YA! ¡UN AÑO ANTES!  Pues yo ya llego tarde porque sólo tengo el fotógrafo y me quedan 11 meses…

Nueve meses antes dicen que hay que reservar el banquete, pagando la fianza por supuesto, realizar la primera lista de invitados (no sabía que había más de una), y empezar a ver tendencias en vestidos de novia y trajes de novio. A ver… ¿tendencias? Yo creo que lo suyo es ir a una tienda, ver unos cuantos modelos, elegir un par que te gusten, probártelos y si te quedan bien los dos  pues elegir el más barato… ¿qué tendencias ni que pepinillos en vinagre hay que mirar? Ni que tuviera que estudiar un master de moda para ver qué vestido me pongo o que corbata se pone él.

Seis meses antes la documentación. Esto es entendible, más que nada porque lo piden así en los registros matrimoniales pero me hace mucha gracia que antes de empezar con la documentación ya tengas que tener hasta la lista de invitados hecha, jejeje. En estas fechas hay que elegir también complementos, zapatos, velo, pendientes, collar, adornos… y elegir la luna de miel. Eso lo tengo claro: nos vamos a Las Maldivas, no sé cómo lo vamos a pagar pero nos vamos sí o sí a Las Maldivas. ¡Ah! Y también hay que decidir si vamos a poner lista de boda o dejar el número de cuenta a la vista en los tarjetones… ¿Y no vale con invitar a la gente sin esperar nada a cambio? ¿es que eso ya no se lleva o qué? Y lo mejor de todo, hay que elegir la música… que digo yo que en 6 meses lo mismo aparecen canciones nuevas y te toca cambiar toda la lista de la música pero oye… allá cada cual, ¿no?

Cinco meses antes, según el artículo, hay que elaborar una plantilla con nombres, direcciones y teléfonos de los invitados… Yo alucino… y empezar a buscar maquillador y peluquería. Pues a ver… en mi caos pienso maquillarme yo y peinarme bajaré a la peluquería del barrio, que es barata y me conocen.

Cuatro meses antes las invitaciones de boda, pero esto no tiene sentido para mí porque si ya lo has anunciado para qué narices quiero ahora las invitaciones. Yo creo que paso de este tema, llamo por teléfono y out.

Llegados a este punto dejé de leer porque me di cuenta de que hay mil cosas que hacen el resto de novias y organizan que yo no voy a hacer así que… ¿para qué? Mejor me quedo tranquilita un poco más y ya por abril o mayo me pongo manos a la obra….