29 agosto, 2016

Las Claves de una Vida en Pareja duradera

Las Claves de una Vida en Pareja duradera

Oh l’amour, todos lo perseguimos, o deseamos, sin embargo, es precisamente cuando no lo buscamos cuando suele aparecer.  La razón por la que llega entonces es muy similar a la fórmula que lo convertirá en un amor que dure en el tiempo y mejore nuestras vidas.

La forma en que comienza una relación de pareja, también termina por definir su forma de evolucionar.

Si empezamos una relación para huír de la soledad, esa huída nos encontrará tarde o temprano porque puede que no elijamos sabiamente a nuestra pareja, ya que lo haremos guiados por el medio de no quedarnos solos.

El amor debe de empezar en la amistad, una amistad sólida en la que compartamos momentos de ocio, hobbies e intereses comunes. Una amistad en la que cada parte de la pareja tenga una vida independiente, una identidad clara y definida que puedan compartir con su pareja.

Empezar desde la amistad es clave para el éxito de una pareja, la comunicación y la confianza ayudarán a que la vida en común sea todo un éxito.

Sin embargo, una gran amistad y pasión no son suficientes para mantener una relación saludable, tenemos que combatir la rutina, y saber sacar partido del día a día.

Precisamente muchos de estos consejos fue los que le di a una de mis mejores amigas cuando me pidió que le ayudara a mejorar su vida en pareja tras una duradera crisis que amenazaba su relación.

Algunos consejos para mejorar la Vida en Pareja

La Vida en Pareja es un espacio nuevo y diferente al que conocíamos estando solteros, así que necesitamos echar mano de nuestra creatividad y vencer la pereza que nos lleva a una vida rutinaria y sin emociones.

Cada miembro de la pareja debe tener su vida propia, donde cultive sus propias amistades, intereses y vida profesional, ya que, de lo contrario, si lo compartimos todo llegará un momento en el que no nos quede nada nuevo de lo que hablar. Enriquecer lo cotidiano es clave para el éxito de una relación duradera.

Modificar rutinas no es tan complicado, tan solo tenemos que hacer un pequeño esfuerzo por hacer cosas nuevas, dar espacio a la espontaneidad.

De hecho, precisamente este era el problema en la relación de mi amiga, llevaba varios años con su novio, lo primero de todo eran grandes amigos y se querían mucho, pero la suya empezaba a parecer más la relación entre dos hermanos que la de una pareja.

Estaba claro que la rutina empezaba a hacer mellas, tenían un día a día repetitivo y faltaba el elemento de la conquista.

Y es que como afirma Eduard Punset, uno de los factores fundamentales del Homo Sapiens para ser feliz es tener un reto. En la medida en que creemos que ya lo hemos conseguido, empezamos a perder el interés. El concepto de amor incondicional en la pareja puede resultar peligroso, es importante promover la idea de ganarse al otro cada día y tratar de dar lo mejor de uno.

Tenía claro que esto era lo que le pasaba a mi amiga en su relación, además de que la relación debe de ser siempre un reto en sí misma explorando formas nuevas de expresarse al otro con caricias y detalles también es fundamental mantener una buena relación sexual.

Digamos que el estrés y el cansancio de la realidad multitarea en la que se ven muchas personas no ayuda a construir relaciones duraderas. Por ello, es importante crear los ambientes adecuados para evitar que los encuentros sean “automáticos” y desapasionados.

Conseguir darle a nuestra relación ese aspecto dinámico y emocionante podemos conseguirlo con juegos e ideas nuevas.

En el caso de mi amiga tenía claro que podía ayudarles mucho un poco de intimidad en pareja que ayudara a reactivar la pasión y la novedad en su relación.

Así que, entre otras cosas, le recomendé que le regalara a su pareja alguna noche para los dos, una escapada romántica, le hable de uno de mis hoteles favoritos, el hotel borabcn, uno de los hoteles más lujosos y ubicado en una de las zonas de Barcelona favoritas de su novio, el Born.

Empezar a hacer escapadas románticas fue solo una de las cosas que empezó a revivir su vida en pareja y les ayudó a salir de esa duradera crisis que estaban experimentando.

El amor es una planta que debemos regar día a día, la mejor parte es que siempre podemos trabajar en nosotros mismos y en nuestra pareja para hacer que funcione y que dure.