18 enero, 2019

La felicidad pasa por cuidarnos a nosotros mismos

La felicidad pasa por cuidarnos a nosotros mismos

El título del artículo es una de las frases más comunes que podemos escuchar en cualquier programa de televisión, persona a la que contamos un problema, y incluso la encontramos comúnmente en los libros de autoayuda. Pero lo cierto es que la frase tiene una parte de razón bastante grande.

Pongamos en contexto el momento social en el que vivimos. Estamos en una sociedad cada vez más desigual en la que las oportunidades brillan por su ausencia, y pese a que la mayoría de países desarrollados tienen democracias en las que se intenta buscar la felicidad personal, nos vemos abocados a llevar vidas repletas de estrés e infelicidad.

Si te sientes reconocido en el párrafo anterior es normal, ya que estamos en un momento de la historia en el que el desarrollo tecnológico y humano no ha conseguido construir una sociedad en la que la ansiedad y el estrés sean problemas secundarios, sino todo lo contrario. De hecho, la ansiedad es un problema de ansiedad cada vez más frecuente.

El problema no es solo que la mayoría de la población viva con estrés ni ansiedad, sino que no se nos dan herramientas efectivas para remediarlas. Un claro ejemplo es la manera en la que afrontamos las situaciones difíciles que nos presenta la vida, y el gesto más común es girar la cabeza a otro lado para olvidarnos del sufrimiento y el dolor que nos genera esas situaciones.

Con todo esto, y volviendo a la frase que da título a este artículo, nos encontramos con situaciones que emocionalmente no manejamos de una manera que nos genere felicidad, tendiendo con ello a adoptar hábitos de vida poco saludables, siendo esto más fácil que nunca en los días en los que vivimos.

Dado que hemos empezado el último año de esta década es interesante empezar el año con buen pie, pensando en propósitos que podamos cumplir. Los propósitos que se cumplen son aquellos que son realistas, en comparación de aquellos que suponen un gran esfuerzo para conseguirlos.

Es el clásico ejemplo de aquel que no hace deporte desde hace años y de repente se propone hacer una maratón. Lo más probable es que no corra una maratón, pero sería más posible que en lugar de tener ese objetivo, el reto estuviese en empezar a ponerse en forma. Un objetivo a largo plazo está dividido en objetivos más pequeños.

En el artículo de hoy vamos a hablar precisamente del bienestar personal, y en concreto vamos a dar unos consejos (a desarrollar y adaptar por el lector) sobre cómo conseguir una vida más saludable. Esto último es un propósito que encaja en cualquier persona, incluso si ya tienes una vida saludable. 

Consejos para el cuidado personal

El primer consejo que vamos a dar es bastante importante, y es ser consciente de vivir el presente. A lo largo de nuestra vida pasamos más tiempo reviviendo las emociones del pasado que no tenemos en el presente, con el deseo de proyectarlas en un futuro. La realidad es que en el presente es donde está la felicidad y las oportunidades.

Escucharse a uno mismo es un paso natural a la hora de tener una vida sana, pues de esta manera podemos discernir entre los pensamientos que nos hacen felices y los que no. Esto también nos va a ayudar a ser conscientes de nuestras necesidades, tanto físicas como sentimentales o materiales.

Es momento de poner el foco en nuestro interior y saber cuándo nos sentimos tristes o físicamente incómodos con nuestra salud corporal (sobre todo con el sobre peso o los problemas estéticos que se pueden tratar). Aceptarse es importante, pero lo es aún más las cambiar las cosas que no nos hacen sentir cómodos y que además podemos cambiar.

Un ejemplo de esto está relacionado directamente con nuestra salud, porque tendemos a dar por normales ciertas situaciones que no lo son. Acudir a una farmacia de confianza, como lo es la Farmacia Nou Campanar, y pedir consejos consejos para sentirnos mejor es una de las mejores opciones para empezar a cuidarnos.

Por último, vamos a hablar del estrés y la ansiedad, y uno de los mejores remedios para rebajar nuestros niveles de ansiedad es caminar o hacer otro tipo de deporte. Pero caminar no supone un gran esfuerzo, pero a nivel físico y mental supone un gran beneficio, pues quemamos adrenalina, generamos sustancias que nos hacen felices, y vemos la vida de otra manera.