28 mayo, 2019

Hoy en día no hay mejor culto al cuerpo que una buena alimentación y ejercicio

Hoy en día no hay mejor culto al cuerpo que una buena alimentación y ejercicio

La salud y el cuidado son sinónimos de vida, y para ello existen hoy en día muchas teorías, prácticas, dietas y ejercicios físicos que marcan y nutren diferentes formas de entender el cuidado del cuerpo para conseguir una buena salud.

Lo cierto es que el culto al cuerpo ha existido desde tiempos milenarios, podemos encontrar antecedentes ejemplo de esto como es el de los antiguos griegos, que profesaban tal veneración al propio al cuerpo que llegaron a crear un auténtico culto por lo que ellos entendían como una forma de vida en la que la meditación, el cuidado y el ejercicio, todo en sintonía y complementación. Para ellos, el ejercicio era salud, bienestar, belleza y juventud, era la forma que tenían para entrar en sintonía con los dioses y parecerse lo máximo posible a ellos. Podemos encontrar cientos de ejemplos de este ideal de belleza en las esculturas griegas, era algo que formaba parte de su cultura, su identidad y en su día a día, los gimnasios y espacios de entrenamiento no faltaban en las polis puesto que la práctica gimnasta era algo básico y fundamental desde que eran niños, eran instruidos en el deporte de manera obligatoria.

Los gimnasios eran unos espacios para realizar actividades deportivas directamente relacionadas con cuidados higiénico-medicinales, éticas y estéticas. Al interés de asemejarse a los dioses hay que añadirle el interés por convertir a los griegos en buenos soldados, el desarrollo de la musculatura era síntoma de fortaleza y fuerza, un plus a la hora de combatir. Desde niños, a los varones griegos libres se les instruía en desarrollar los músculos y a disciplinar los nervios y a los 20 años cuando finalizaban su formación deportiva se consideraba que ya estaban capacitados para participar en los Juegos Olímpicos, lo hacían desnudos para que pudiera verse sus cuerpos trabajados por el entrenamiento, símbolo de perfección y dedicación.

Del culto al cuerpo, al culto al músculo

Hoy en día en pleno siglo XXI el tema del ejercicio físico y el cuidado personal está muy desarrollado. Por un lado encontramos la vertiente obsesionada por el culto al cuerpo, pero un culto que dista mucho de lo que hemos hablado hasta ahora, es un culto obsesionado por la musculatura, hasta llegar a medidas y deformaciones extremas, algunos rallan el esperpento. Obviamente este es uno de los extremos más llamativos, pero precisamente por eso es por lo que lo nombramos en este artículo, estos extremistas no valoran el resultado del esfuerzo individual para obtener un cuerpo sano, sino que muchos utilizan suplementación artificial, incluso esteroides, para desarrollar de manera artificial y extravagante la musculatura. Este tipo de personas no buscan sentirse sanos y cuidar su cuerpo, lo que buscan es obtener una imagen deformada de sus cuerpos con el mínimo esfuerzo, un ejercicio normal sin este tipo de consumos no producen esas deformaciones musculares, no son naturales ni saludables.

Por otro lado tenemos a gente que busca ejercitarse para moldear y conseguir un cuerpo mejor y más sano, pero que carecen de conocimientos, por eso muchas veces recurren a los entrenadores personales como los de Plenno, sobre todo al principio, bien en los mismos gimnasios, bien e nivel particular. Con el asesoramiento de  profesionales no solamente nos aseguramos de realizar ejercicios correctos y adecuados a nuestra condición física, sino que además nos ayudan a alejarnos de esas prácticas poco recomendables que consisten en consumir esos complementos alimenticios que en muchos casos acaban sustituyendo una dieta adecuada y equilibrada y que por lo consiguiente no nos ayudan en nada, sino que perjudican nuestra salud y nuestro bolsillo.

Como decimos, contar con profesionales del entrenamiento y de la nutrición nos dará la seguridad de que lo que estamos haciendo lo hacemos bien. Un buen nutricionista nos alejará del consumo de cosas poco saludables y nos enseñará a comer, pues la triste realidad es que no sabemos comer. Un nutricionista estudiará nuestro caso, y basándose en nuestras medidas y costumbres nos indicará lo que debemos comer y lo que debemos retirar de nuestra dieta. En esta línea, han surgido nustricionistas en instagram que se conocen como realfooders que abogan y defienden la comida natural, la comida real, lejos de los productos superprocesados, alimentos azucarados y alimentos excesivamente calóricos. En definitiva, no hay mayor culto al cuerpo que el ejercicio, sin necesidad de excesos, y una buena alimentación, una alimentación sana y equilibrada.