22 enero, 2021

Guía para las residencias de Tercera Edad en tiempos de COVID-19

Guía para las residencias de Tercera Edad en tiempos de COVID-19

Las residencias para personas de Tercera Edad son las que más han sufrido los efectos del coronavirus. Ellos no salen a manifestarse, ni se quejan porque no reciben ayudas. Nuestros mayores son los páganos y las cifras así lo dicen. El número de víctimas mortales que el coronavirus ha dejado en las aproximadamente 5.457 residencias de ancianos españolas, tanto concertadas como públicas, supera las 24.000 personas nueve meses después del estallido de la pandemia en España.

Desde todas las residencias se han hecho muchos esfuerzos por amoldarse a esta nueva normalidad. Al principio eran muy duras comprobar las imágenes de la televisión. Nadie, absolutamente nadie, podía realizar visitas a las residencias. Se nos saltaron las lágrimas al ver a esos nietos que no podían ver a sus abuelos. A esas familias que tenían que ver a sus mayores a través de las videollamadas. Por suerte las cifras fueron bajando, y así se abrieron las medidas. Ya se podían hacer visitas, eso sí, siempre con todas las medidas de higiene que la situación actual obligan. Y así es cómo se han ido reinventando, hasta conseguir que las residencias sean sitios muy seguros.

Trabajadores de las residencias

Un dato. La última ronda del informe de seroprevalencia publicada a mediados de diciembre revela que la inmunidad entre los trabajadores es del 12,3 %, aunque este campo incluye también a los trabajadores de residencias de personas con discapacidad. Si la letalidad en torno al mes de marzo llegó al 13 % en las residencias y alcanzó el 22-23 % en las personas mayores de 80 años, ahora en este grupo de edad ha bajado al 8-8,5 %. Cruzamos los dedos para que estas cifras sigan bajando y podamos decir que todo esto se ha pasado.

Ahora las medidas depende de cada comunidad autónoma, pero sin duda, se han puesto las pilas y se han convertido en sitios muy seguros. Por eso, visitamos, con todas las medidas de seguridad, la Residencia Nuestra Señora del Rosario, en Valladolid, para que nos cuenten cómo están siendo ahora las visitas. Con la máxima protección y precaución y siguiendo protocolos que permitan evitar los rebrotes. Siempre priorizando la Salud de cada miembro de la comunidad y con la certeza de que todo irá bien.

Qué hay que hacer

Lo primero que hay que hacer es llamar para primera cita. La visita tiene una duración media hora y quince minutos de desinfección. Las visitas serán de cinco a siete diarias dependiendo de las características climáticas y el grado de asistencia de la persona.

En el caso de las personas que requieran supervisión para realizar la visita siempre estarán acompañadas de personal sanitario de la casa. Todo ello con una llamada previa se puede solucionar para que no haya problemas y se pueden tener todas las medidas cuando el visitante acuda a la residencia para ver a su ser querido.

En el caso de esta residencia, los protocolos previos a la entrada de la residencias son los siguientes.

        Cuestionario de idoneidad del visitante que realiza por teléfono y que deberá firmarse al entrar en el centro. En él se tiene que justificar la visita y por supuesto certificar que se trata de una persona sana.

        Consentimiento informado. Se recomienda, siempre que sea posible, llevarlo preparado con el fin de agilizar el proceso de entrada en el centro. En estos momentos la rapidez es fundamental y así se pueden evitar aglomeraciones. Por último, la firma del registro de entradas y salidas

Por último, para entrar en la residencia hay que seguir una serie de pautas para cumplir con todas las medidas.

Por supuesto la desinfección de calzado. Está demostrado que el maldito virus se puede mantener en la suela, por lo tanto, con una alfombra desinfectante podemos solucionarlo. Eso sí, hay que hacer un par de pasadas para dejarlo todo perfecto.

        La residencia facilita su propia mascarilla. Una mascarilla homologada y que cuenta con todos los filtros de seguridad.

       Por supuesto, la desinfección de las manos con gel hidroalcohólico. Además, durante la visita se tienen que mantener todas estas medidas, sobre todo las de distancia.

No olvides respetar los horarios para un buen funcionamiento de todos los servicios en la residencia.

Ya has visto que, como en esta residencia vallisoletana, todas las de España están manteniendo un nivel de limpieza extrema, con todas las medidas de seguridad que imponen las autoridades sanitarias. Ojalá, entre todos, podamos hacer desaparecer este virus y que pronto las imágenes de residencias llenas de familiares estén entre nosotros.