12 marzo, 2020

Conoce los beneficios de las conservas vegetales para tu salud y la de tu familia

Conoce los beneficios de las conservas vegetales para tu salud y la de tu familia

Las conservas vegetales son una opción práctica y sana porque componen uno de los métodos de conservación más naturales de la industria, que son capaces de mantener intactas sus propiedades sin alterar su textura o sabor.

Las conservas también han pasado a formar parte de la dieta sana y equilibrada de toda la familia, porque ahorran tiempo en la preparación de platos y menús variados a base de hortalizas y verduras que mantienen sus propiedades nutricionales al momento de ser recolectadas; pues los vegetales destinados a las conservas, pasan pocas horas desde la recolección al envasado de forma que se encuentran en su momento óptimo de maduración

Por su parte, el Centro de Información de la Conserva Enlatada, que entre otras cosas, busca demostrar los beneficios de esta opción alimenticia, asegura que “con las latas de conserva se puede no sólo salir del paso para una comida rápida y de fácil preparación, sino que también se puede alcanzar una verdadera excelencia gastronómica”.

Las conservas vegetales de hoy en día

La seguridad alimentaria ha centrado su esfuerzo y ha logrado ofrecer alimentos envasados de forma hermética y sometidos a procesos de esterilización industrial para preservar gran parte de sus propiedades: así son las conservas. Esta fórmula se ha ganado la confianza de las familias que tienen a sus disposición verduras como guisantes, habas, espárragos, patatas, zanahorias, pimientos, espinacas, acelgas, alcachofas o champiñones en una presentación de fácil consumo y llena de vitaminas.

Estas conservas vegetales suelen venderse en botes, en latas y en otros recipientes o envases. Sin embargo, en la actualidad los enlatados se han sofisticado, tratando de buscar la mejor manera de conservar los alimentos por más tiempo, facilitar su manipulación, apertura, cierre y apilado e, incluso, lograr que los envases sean reciclables. Así, estos alimentos ahora se pueden hallar en bolsas herméticas, envases al vacío, packs, briks, latas, botes de vidrio, envases de plástico, etc.

Los beneficios de las conservas vegetales para toda la familia

Las conservas vegetales aportan una variedad de beneficios para toda la familia, tanto para la salud, la vida diaria e incluso, para el bolsillo. Hida, distribuidores líderes de conservas y salsas caseras, lista algunas de ellas:

  • Las conservas vegetales mantienen el sabor auténtico de la materia prima, ya que mantienen la excelencia organoléptica de los vegetales. Tanto las conservas, ya sean de pescado, marisco, carnes, frutas y también, las verduras, conservan todo sus propiedades biológicas intactas. La rapidez de la elaboración y tratado térmico y esterilización de los enlatados aseguran todas las vitaminas de frutas y verduras.
  • Así mismo, también mantienen el sabor, aroma y textura natural.
  • Los aminoácidos esenciales para nuestra salud no se modifican en el proceso de la conservación.
  • En las conservas, las materias primas se procesan recién recolectadas, por lo que preservan todos sus nutrientes, como en el caso de sus vitaminas.
  • Las conservas vegetales son la mejor opción para quienes quieran cocinar de forma sana y ahorrando tiempo en la cocina.
  • Las conservas vegetales te ayudan a seguir una dieta sana y equilibrada.
  • Son una forma de comer vegetales, y por lo tanto de mantener una dieta sana.
  • Los envases de las conservas vegetales tienen raciones equivalentes a una o dos personas, por lo que puede medirse con mayor precisión la cantidad necesaria para cada comida y así no desperdiciar nada.
  • Así mismo, las conservas vegetales te ayudarán a evitar el despilfarro de alimentos ya que tienes la medida calculada para cocinar. En la elaboración de los platos necesitaremos menos productos extra  para añadir ya que las conservas los contienen en su mayoría (aceite, sal, especias, etc.)
  • Pueden consumirse en cualquier época del año, no dependen de temporadas y tienen una vida útil de varios años sin perder sus propiedades. La mayoría tienen una caducidad mínima de cinco años.
  • La presentación de estos productos se ha adaptado a la vida moderna y al estilo de vida de sus consumidores. Por lo que ahora vienen en prácticos envases para consumir en cualquier momento y en cualquier lugar donde te encuentres.
  • El almacenaje de las conservas vegetales en casa no tienen consumo energético del frigorífico cuando no están abiertas, puedes conservarlos en la despensa a temperatura ambiente y ocupan muy poco espacio.
  • Al no necesitar frío, las conservas apenas requieren energía para almacenarlas en óptimas condiciones.
  • Durante la producción de la conservas, la partes no aprovechables de los vegetales se desechan en el campo, lo que supone menos basura doméstica.
  • Otra de las ventajas más destacables del uso de conservas en la gastronomía moderna es que se cocinan bastante rápido porque los alimentos ya están prácticamente cocidos y se necesitan de pocos elementos para su preparación.
  • El metal de las conservas evita que la luz provoque ninguna alteración en las propiedades del producto conservado, también la vitamina A presente en legumbres y en algunas frutas permanecen intactas dentro de la conserva.
  • Los envases son reciclables al 100% por lo que no suponen ningún inconveniente para el medio ambiente.
  • También ayudan a tu economía. Las conservas son un aliado excelente de la cocina cotidiana a precios muy agradecidos. Y siempre disponibles, nunca están fuera de temporada. En la despensa no se deterioran (la mayoría tienen una caducidad mínima de varios años) y, además, puedes consumirlas en cómodas raciones.

Conservas de todas las formas, para todos los gustos

Aunque un poco insulsa, la «receta» de abrir el bote, calentar su contenido en el cazo y comerse unos garbanzos con verduras, por ejemplo, es una opción más saludable que cualquier plato precocinado o un bocata mal comido de pie, estas te permiten variar tu menú y preparar deliciosos platillos sin mucho esfuerzo, ya que no exigen mucho y nos permiten ser un poco más espléndidos. Por ejemplo, se puede cocinar en 10 minutos un cardo en conserva con ajitos o unos puerros a la vinagreta con los que acompañar un filete o un pescado a la plancha. También se pueden aliñar unos garbanzos en conserva y, si se dispone de algunos minutos más, cocinar un arroz con alcachofas en conserva.