23 marzo, 2022

Beneficios de aprender idiomas en la tercera edad

Beneficios de aprender idiomas en la tercera edad

Siempre nos dicen que la juventud hay que aprovecharla para hacer todo lo que queramos, estudios, viajes, proyectos, aventuras, locuras… Pero nunca nos dicen que llegados a la vez aún es que queda por vivir.

Sucede que solemos ver la vejez como el fin de todo y nos visualizamos retirados en una merecedora viendo los días pasar y recordando los momentos que ya nunca volverán.

Pero, esto no tiene que ser así. Aún en la vejez hay mucho que podemos hacer, sí, con ciertas limitaciones, pero no está prohibido aún aprender y divertirnos.

Por ejemplo, no creerás que aún estamos a tiempo para aprender un nuevo idioma, ese que siempre quisiste manejar, pero nunca tuviste tiempo para dedicarle. Y, de hecho, esto nos trae innumerables beneficios en esta etapa de la vida.

Acompáñanos a conocer cuales son , cuales limitaciones nos encontraremos y como podemos vencerlas, para decir “lo he logrado” en el idioma que más queramos.

Beneficios de aprender otro idioma en la tercera edad

El equipo especialista en la enseñanza de idiomas de Formaciones Nous nos comenta laos benefcios de la adquisición de una nueva lengua en la tercera edad:

  • Tienes más tiempo y disposición

Sucede que cuando estamos más jóvenes tenemos que dedicarnos a los estudios, el trabajo, nuestra formación, los quehaceres del hogar, nuestra vida social, la familia… Igualmente estamos bombardeados por cientos de actividades, deportes, viajes y otros estímulos que nos distraen del aprendizaje de un nuevo idioma.

Po el contrario, en le vejez  ya no debemos ocuparnos de la mayoría de estos quehaceres, lo que nos deja gran cantidad el tiempo al día para destinarlo al aprendizaje de la lengua y además estamos en una etapa en la que nos vienen mejor las actividades tranquilas como los estudios.

  • Te ayuda a estar ocupado

Muy ligado al punto anterior está el exceso de tiempo libre, el cual lleva a la depresión y a la apatía en aquellos casos en los que los adultos de la tercera edad no consiguen un propósito que los haga mantenerse activos y sentirse útiles.

El estudio de un nuevo idioma nos hará ocupar una parte importante de este tiempo y nos dará un objetivo que perseguir, además que nos ayudará a sentirnos aún capaces cada vez que avancemos en nuestro proceso de aprendizaje.

  • Te ayuda a mantener la mente activa

Al mantenernos nosotros activos con una actividad a la que dedicarle nuestro tiempo y esfuerzo, también mantenemos nuestra mente activa, ayudándonos a retrasar el desgaste cognitivo y la aparición de enfermedades como el Alzheimer.

Y es que este pasatiempo es tan beneficioso, que los mismos expertos lo recomiendan enormemente. Piensa que al realizar el esfuerzo de captar las formas gramaticales, sonidos y nuevas palabras, estamos incrementando nuestro desempeño intelectual y capacidad de concentración.

  • Fortalece nuestra memoria

Así como se mantiene la mente activa, también se mantiene la memoria en constante trabajo, potenciando sus funciones.

Si no nos crees, basta con decir que estudios realizados por la Universidad de Edimburgo han demostrado que los adultos mayores bilingües tiene  mejores resultados en los test cognitivos que los monolingües.

  • Otorga mayor rapidez cognitiva

Así, mantener a nuestro cerebro capacitándose en un área del conocimiento también va ayudándonos a adquirir cierta rapidez cognitiva, casi como si lleváramos a nuestro cerebro al gimnasio para que sacara músculos.

  • Mejora la “plasticidad cerebral”

Cuando hablamos de plasticidad cerebral nos referimos a la capacidad que tienen las neuronas de regenerarse mediante la conexión de otra. Así, mientras más idiomas aprendamos, se dan más conexiones entre ella, mejorando nuestras funciones cognitivas.

  • Ayuda a socializar

Anotarnos a clases de un segundo idioma es la excusa perfecta para salir de nuestra casa y comenzar a interactuar con otras personas en el aula de clases. Así, esto nos permitirá hacer nuevas amistades, rodearnos de más personas y trabajar en conjunto con otros para presentar trabajos o hacer exámenes.

Esto a su vez tendrá un impacto muy bueno sobre la autoestima y el estado de ánimo del adulto mayor, ya que les hará sentirse otra vez parte de un grupo, sentirse apreciados y amados, además de regalarle momentos de calidad en compañía de otros.

  • Es una excelente excusa para viajar al extranjero

Si tienes los medios económicos para hacerlo, el aprendizaje de un nuevo lenguaje puede llevarte mucho más allá de tus fronteras. Y es que no hay mejor forma de conocer el idioma, la cultura que lo envuelve y sumergirte en él que viajando a un país en el que se hable y te obligue a utilizarlo para comunicarte con otros.

Nunca se debe sentir uno demasiado viejo para viajar y vivir esa hermosa experiencia de experimentar otra cultura y otros escenarios diferentes al tuyo, mucho menos para embarcarnos en una nueva aventura.

Solo imagina que puedes llenar ese álbum de recuerdos con más fotos de lugares nuevos, vivencias nuevas, etc.

Las herramientas a favor del estudiante de la tercera edad

Formaciones Nous también nos explica las herramientas que los alumnos de la tercera edad tiene  a su favor debido a su edad:

  • Sistema cognitivo: Los adultos tienen el sistema cognitivo más desarrollado, poseen un razonamiento más pragmático, intuitivo y lógico. Así, también conocemos bastante bien la forma en la que aprendemos mejor y en la que podemos absorber mejor nuevos conocimientos. Por eso mismo, se logrará ser más eficiente durante el estudio.
  • Mayor experiencia: La experiencia de vida nos permite tener un mejor conocimiento de la historia y la cultura, elementos importantes para entender un nuevo idioma. Además, tenemos más facilidad para hacer asociaciones con el vocabulario y las situaciones de la vida real, frases, canciones, entre otros.
  • Vocabulario amplio: Hemos tenido muchos más años para complementar nuestro banco de palabras, por lo que podemos comprender conceptos de forma mucho más fácil, lo que a su vez nos lleva a comprender mejor las abstracciones gramaticales como las conjugaciones verbales.
  • Tiempo y motivación: Ya lo dijimos anteriormente, a esta edad se cuenta con más tiempo libre para dedicarlo a un nuevo estudio, además que nos encontramos más motivados por nuestros pasatiempos que cuando éramos más jóvenes y estábamos siendo bombardeados por cientos de actividades distintas al mismo tiempo.

Limitaciones del aprendizaje de un  nuevo idioma en la tercera edad

No obstante, esta edad (como todas) presenta sus limitaciones a la hora de aprender un idioma, las cuales son:

  • Se tiene menor plasticidad lingüística con respecto a la edad infantil.
  • Se siente mayor timidez y mayor miedo al ridículo.
  • Existen muchos tabús en cuanto a la vejez. Según estudios, las sociedades de hoy en día experimentan cierto rechazo hacia la vejez y están cargadas de prejuicios hacia este grupo. Se cree que a esta edad ya no se es útil para nada, que no se pueden hacer muchas cosas y que nuestras habilidades comienzan a fallar. Esto afecta el aprendizaje de un nuevo idioma ya que hemos hace vacilar en cuanto a nuestra confianza en nosotros mismos, haciéndonos sentir temor y hasta vergüenza de querer experimentar ciertas cosas, como por ejemplo entrar a un salón a aprender algo nuevo.
  • Se es más impaciente como consecuencia del sentido de la economía del tiempo y el esfuerzo
  • Se siente menos curiosidad por las coas, ya que solemos acudir a nuestro banco de conocimiento para explicarlo todo.
  • Menor tiempo por delante para acumular años de uso de la lengua

¿Cuál es la mejor forma de aprender?

Como en toda etapa del aprendizaje, hay diferentes formas de aprender un nuevo contenido y dependiendo del tipo de alumno, algunas funcionan más que otras.

Por ejemplo, en el caso de los alumnos que ya cuentan con independencia económica, lo primero que se recomienda es viajar al país en donde se habla el idioma que se quiere aprender para vivenciarlo de primera mano. Aprendiendo la lengua porque debe usarse como canal de subsistencia y comunicación.

También se recomienda, en el caso de aquellas personas autónomas, contratar profesores privados que sirvan como guías del aprendizaje en un proceso gestionado al ritmo que marquen ellos mismos.

También se recomienda aprovechar el gusto por las películas, series y libros para potenciar el aprendizaje consiguiendo material audiovisual o de lectura en el lenguaje que se quiere aprender.

Incluso se puede apelar por cursos especializados o tutores expertos en materia que tengan contenido y herramientas de estudio adaptados a la tercera de edad en  donde sepa como lidiar con la limitaciones propias de te esta etapa y más bien potenciar los beneficios a favor.

En conclusión, la decisión de comenzar estudios en la tercera edad no debe ser descartada bajo creencias infundadas como la de que ya es muy tarde o ya no se tiene la misma capacidad de antes, sino que más bien debe sr apoyada y llevada a cabo con el objetivo de aprovechar todos los beneficios a favor, y convertirle en un bonito pasatiempo que también te permita entrenar el cerebro y nutrirle con nuevos conocimientos.