27 julio, 2016

Ante un divorcio, los niños son lo más importante

Ante un divorcio, los niños son lo más importante

Ante un divorcio o separación hay algo que creo que todos tenemos muy claro y es que, si hay hijos en el matrimonio, ellos son lo más importante. Sin embargo, esto que a priori parece tan obvio, se olvida fácilmente cuando ambas partes empiezan a pelear, intentan hacerse daño entre ellos e intentan quedarse con la custodia de los niños, por eso es tan importante estar siempre bien informado y tener un buen equipo de asesores tras el caso con el fin de que siempre haya alguien objetivo que vele por el bienestar de nuestros hijos.

En custodiahijos.com encontraréis toda la información necesaria para iniciar un proceso de divorcio teniendo siempre como principal objetivo el interés de los más pequeños de la casa. Si se consigue la custodia compartida será la mejor opción, tanto para los niños como para los padres, pero si en tu caso la custodia es completa y por lo que luchas ahora es por una pensión de alimentos ponte en contacto con este abogado especialista en la reclamación de pensión de alimentos del bufete Durán & Durán Abogados. Ellos podrán ayudarte a conseguir que los intereses de tu hijo estén asegurados y que siempre sean los más beneficiosos para él.

No es la primera vez que veo a una pareja terminar de mutuo acuerdo diciendo que hablaran de todo y por todo, sobre todo en lo referente a sus hijos, y que luego, tras una dura separación, empiezan los “tira y afloja” y las malas caras, las malas palabras y la relación se va deteriorando hasta puntos inimaginables. Contar en esos casos con un buen abogado o con asesores, por ambas partes, que velen por la seguridad y el bienestar de los más pequeños hará que ambas partes, tanto la madre como el padre, puedan confiar en que la situación está controlada y supervisada, al menos en lo que se refiere al bienestar de sus hijos, lo cual ya es mucho.

Una solución poco aceptada en España

En otros países de la Unión Europea y Estados Unidos se llega a un acuerdo en el que son los padres quienes deben mudarse cada seis meses dentro de un régimen de custodia compartida. Es decir, la vivienda familiar en la que siempre han residido los niños pasa a ser de su “propiedad” y no se mueven de la casa en ningún caso, teniendo que ser los progenitores los que vayan y vengan para estar con ellos y, normalmente, se suele estipular que sea cada seis meses. Esto no es algo que se haya conseguido hacer demasiadas veces en España pero está demostrado que esta situación es menos perjudicial para los niños que el hecho de tener que ir yendo y viniendo con las maletas a cuestas y teniendo que cambiar su rutina, de una vivienda a la otra. Por eso, aunque no se haya llevado a cabo en muchas ocasiones, es algo a tener en cuenta por el bien de los niños.

shutterstock_377795542reducida