14 marzo, 2016

¡Vivan los hermanos!

¡Vivan los hermanos!

Que venga un niño nuevo a la familia es algo precioso, muy bonito a pesar de los cambios que se producen en el cuerpo… pero bueno siempre es una buena noticia. Vamos a darle un hermanito a mi hija Sofía. Lo que queremos hacer es no cometer los mismos errores que cometimos con ella con respecto a gastarnos un dineral en comprar toda su ropa nueva, sus accesorios nuevos y de la mejor calidad… claro la primera hija pues queremos lo mejor de lo mejor para ella. Pero luego nos dimos cuenta que tampoco hacía falta gastarse tantísimo dinero. Por eso esta vez con el tema de decorar la habitación del nuevo miembro de la familia, hemos decidido buscar la buena calidad por un precio asequible. Por eso hemos decidido comprar todos sus muebles en esta tienda online, donde podemos encontrar gran variedad de muebles, a un precio genial. De hecho nos han hecho un descuento increíble porque hemos comprado casi la habitación entera ahí.

Nos la recomendó una amiga de mi madre esta tienda, y la verdad que fue una recomendación estupenda. Una vez que vimos todos los artículos que tienen, llamamos para preguntar cómo cogerlos y que si los traen a casa y más dudas, y nos atendieron de una forma muy rápida y resolvieron todas las dudas que teníamos de una forma muy amable. Fueron muy atentos con nosotros, nos trajeron todos los muebles a casa y de hecho los instalaron ellos. Ha sido genial el haber cogido con ellos los muebles del nuevo pequeño, de hecho es que tienen unos muebles muy bonitos, cuando cambiemos el salón, contaremos igualmente con ellos.

shutterstock_340572434reducida

¿OTRO NIÑO?

Al principio la idea de tener otro niño nos asustó un poco, como padres primerizos, es normal se que le ha pasado a mucha gente, con Sofía lo pasamos un poco mal. Al principio teníamos a mi madre y a mi suegra todo el día en nuestra casa ayudándonos. Tengo que decir que a mi me dio un poco de depresión post parto, y eso que éramos nosotros los que buscábamos tener un hijo, pero me dio y me dio, no lo pude evitar. Pero la verdad es que no lo llevé tan mal, conozco amigas que lo han pasado realmente mal por eso… y en comparación con con ellas, lo mio tampoco fue tan grave.

De mi madre y de mi suegra hemos aprendido mucho, que mejor que aprender de las personas que nos han criado… no hay mejor maestro en la escuela de la vida que nuestros padres. Por eso os digo que nos asustaba la idea de tener otro, pero es que queríamos darle a Sofía un hermanito, somos de los padres que pensamos que los hijos únicos deberían evitarse… desde mi punto de vista a la larga, tiene más cosas que buenas ser hijo único. Lo que se aportan los hermanos entre ellos son cosas que nadie puede aportar, ni los amigos, por mucha cercanía que haya en la relación. De los hermanos se aprende mucho, nos formamos también a base de ellos.

Yo he tenido dos hermanos mayores, y os puedo asegurar que han influenciado mucho en mi vida, en el sentido bueno, y que hoy en día soy como soy, en gran parte gracias a ellos.

A mi me encantaba salir de fiesta con mis amigos por mi ciudad, sabiendo que mis hermanos también estaban por ahí, y que si me pasaba algo, me faltaba con darle a un botón del teléfono, para que vinieran a socorrerme.

Cierto es que como hermana pequeña me he llevado también algunos “marrones”, en casa las culpas de las cosas que pasaban malas eran para mi, de pocas me libraba, aunque eran ellos los que las hacían. Pero también me gustaba cuando era yo la que hacía las cosas mal, y me guardaban el secreto sin decírselo a mis padres, los que me iban a buscar cuando me iba fuera de la ciudad con mis amigos a escondidas…

Mi marido ha sido hijo único y lo ha pasado fatal, se ha sentido siempre muy solo, y ha tenido varios problemillas por el tema de estar siempre solo… por eso os aconsejo que, ¡os animéis si os lo estáis pensando!