24 marzo, 2020

Recupera el dinero de la cláusula suelo

Recupera el dinero de la cláusula suelo

A comienzos de los años 2000, en pleno boom inmobiliario, los españoles se pusieron una venda en los ojos. Una venda que les impedía ver lo que estaba pasando. Pensábamos que esto era Jauja, que podíamos afrontar cualquier pago, o como diría mi abuela, que se podía atar a los perros con longanizas. Por este motivo, muchas familias se lanzaron a comprar una vivienda pidiendo hipotecas a los bancos. Nadie se leía la letra pequeña, y luego las consecuencias fueron nefastas. Muchas familias arruinadas y los que no, con la soga al cuello.

Fue lo denominado cláusulas abusivas hipotecas. Aquellas cláusulas contractuales cuya incorporación haya sido dispuesta de forma unilateral por una sola de las partes en el contrato hipotecario. Debes tener en cuenta que los préstamos hipotecarios se rigen por contratos de adhesión, en los que el ciudadano medio se ve en desventaja frente a los bancos.

A la hora de firmar, muchas veces hay pequeñas piedras en el camino impuestas por quien concede el préstamo que acaban derivando en violaciones de los derechos de los consumidores. La Ley prevé una serie de instrumentos para reclamar estos atropellos, por lo que deberás estar debidamente asesorado por un equipo legal de garantías. En este caso, ahora hay muchas empresas que se dedican a esto. Pero lo mejor es ponerte en manos de profesionales y especialistas. Hay una app en el mercado que te lo gestiona tuappbogado.es. Y es que no es lo mismo contratar a un abogado que es experto en divorcios que hacerlo con uno es cláusulas hipotecarias.

Nos ponemos en contacto con ellos para que nos digan cómo tenemos que actuar en este sentido. “Lo primero que hay que hacer es examinar con lupa todas estas partes, ya que es imprescindible para vigilar que no se añadan cláusulas abusivas. Hipotecas de todo tipo y condición pueden ser objeto de ellas”, explican.

Pero ¿cómo localizarlas? Desde la crisis de 2008 se han multiplicado los juicios hipotecarios. La Justicia ha ido dando paulatinamente la razón a los afectados, pero se trata de un proceso largo y complicado que exige de la mejor asistencia legal. Algunas de las cláusulas abusivas que los letrados han ido encontrando en cada una de las partes antes referidas son las siguientes.

Cláusulas suelo

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sentenció el 21 diciembre de 2016 contra esta manipulación artera. La cláusula suelo puede elevar el coste mensual de la hipoteca en 200 ó 300 euros. Está claro que es un dinero que puede venir muy bien para las familias. Date cuenta que la reclamación media por cláusula suelo es de 7.700 euros, por los gastos de formalización de la hipoteca es de 1.300 euros, mientras que la devolución del IRPH asciende hasta los 20.000 euros. Es decir, en total, la reclamación podría alcanzar los 29.000 euros.

Redondeo al alza

Este método se basa en incluir en los préstamos hipotecarios cláusulas por las que el banco establece un redondeo sólo al alza (nunca a la baja) cuando se trata de calcular los intereses. Está claro que es una acción muy injusta.

Cláusula de vencimiento anticipado

Se trata de una medida que permite a la entidad bancaria estipular como vencido el préstamo antes del plazo pactado. Esto les conduce a reclamar antes de tiempo el importe de todo lo adeudado cuando se dan algunas condiciones, tales como el impago  de las cuotas.

Manipulación del euribor

Uno de los índices más comunes en las hipotecas de tipo variable es el euríbor. La manipulación del euribor por varios bancos ha tenido como conclusión una multa millonaria impuesta por la Comisión Europea.

Estas son algunas de las cláusulas abusivas más comunes, pero hay más, y tienes que estar muy atenta. Para saber si estás siendo blanco de sus efectos, y disponerlo todo judicialmente para dar la batalla, necesitas asesorarte legalmente por los mejores especialistas, por eso te recomendamos que te pongas en sus manos.

Todas las cláusulas deben aparecer en el contrato de préstamo, explican desde reclamador.es. En el caso del IRPH, suelen encontrarse en la cláusula tercera, donde se fija el interés aplicable. Todos los contratos hipotecarios son diferentes, pero al mismo tiempo, dentro de su diversidad, comparten una serie de elementos que, por fuerza mayor, estarán presentes.

Sin duda, se han cometido muchos atropellos económicos y las familias lo han notado en sus carteras. Está claro que lo mejor para recuperar el dinero es ponerte en manos de un profesional.