21 marzo, 2019

La saliva, fuente de salud y gérmenes

La saliva, fuente de salud y gérmenes

Los mejores momentos que vivimos ocurren en el presente, y no nos damos cuenta porque los estamos disfrutando. Pero el presente puede ser bastante doloroso cuando nos comunican que tenemos un problema de salud por pequeño o grande que sea, porque ahí parece que el tiempo se detiene.

Es por ello que la salud debe ser nuestra máxima diaria, algo así como esa tarea que llevamos a cabo todos los días de una manera o de la otra. Hacer deporte y comer sano son dos de las formas más comunes de cuidarnos, pero hay diferentes elementos que no conocemos y que no por desgracia o no conocemos o no sabemos de su importancia, y en el artículo de hoy vamos a hablar de un aspecto de nuestro cuerpo que sentimos a diario pero que no conocemos, la saliva. La saliva es uno de los fluidos más importantes de nuestro organismo, y estamos en contacto con el a diario, si bien es algo sobre lo que no tenemos control, si podemos hablar de su importancia diaria en nuestro organismo.

Producimos alrededor de un litro y medo de saliva al día

La saliva es uno de los fluidos corporales más importantes que existe en nuestro organismo, y es fundamental para lubricar la cavidad bucal. Pero es más importante de lo que nos podemos llegar a pensar, pues a pesar de que parezca que no producimos mucha saliva, podemos llegar a producir más de un litro y medio de saliva al día, variando la cantidad entre medio mililitro por minuto en reposo hasta cinco mililitros durante una comida, o quizá más si estamos delante de un escaparate y se nos hace la boca agua.

Mas allá de la cantidad de saliva que segregamos, la saliva juega una parte fundamental en nuestro organismo, siendo el fluido que más nos ayuda a mantener húmedos los tejidos bucales y que nos ayuda en la primera fase de la digestión. Pero ¿dónde se produce la saliva? Pues bien, alrededor de un noventa y tres por ciento de la saliva se origina en las glándulas salivares mayores, mientras que el siete por ciento restante se produce en las glándulas salivales menores.

La composición de la saliva es bastante interesante por el hecho de que no sabemos el contenido de la misma, y podemos sorprendernos. Quien nos diría que en la saliva podemos encontrar proteínas, lipasas, encimas y otras sustancias. Si bien lo cierto más del noventa y nueve por ciento del contenido de la saliva es agua, ya que es vital para que los alimentos se disuelvan, y también para que podamos disfrutar del sentido del gusto. Algunos ejemplos concretos de las sustancias que componen el uno por ciento restante son: iones de cloruro, bicarbonato, calcio y inmunoglobulinas específicas.

Como hemos dicho, la saliva tiene la función de mantener la cavidad bucal húmeda, así como también las mucosas y dientes, ya que de esta manera se permite una correcta fonación y deglución de los alimentos. Pero también mantiene el pH neutro que favorece la neutralización de los ácidos producidos tras la comida, evitando la desmineralización del esmalte protegiéndolo contra las caries y la acumulación de la placa bacteriana

En las visitas al dentista es importante comprobar que la acumulación de placa no se produce por una segregación baja de saliva, ya que esto puede llevar a otros problemas. Y esta es otra de las excusas para ir al dentista, ya que no debemos de olvidarnos que es obligatorio asistir una vez al año al dentista. En Barcelona hay muchos lugares dónde podemos realizar estas visitas médicas, siendo una de las clínicas dentales más recomendadas la Clínica Dental Odas ubicada en el barrio de Sants, que cuenta con los equipos tecnológicos más avanzados y materiales de alta calidad para ofrecer el mejor servicio de la mano de sus profesionales.

Por último, vamos a hablar de una función poco conocida, pero de bastante importancia. La saliva tiene ptialina, que es una encima que da inicio a la digestión de los almidones de la dieta. Masticar Basantes veces es importante porque durante la misma debe de hacer efecto esta encima para la correcta digestión.