8 mayo, 2020

Consejos para elegir camas articuladas

Consejos para elegir camas articuladas

En la tercera edad se hacen patentes un mayor número de cuidados y también una serie de objetos que pueden hacernos la vida más fácil en un momento dado. Está claro que la elección de una cama articulada es algo que merece la pena sopesar.

No solo hablamos del bienestar de nuestro cuerpo o de la persona que queremos, también porque va a ser de esos instrumentos donde descansa también la mente. Muchos estudios médicos dejan claro que las personas suelen pasar cerca de un tercio del día en ella. Situación que incluso aumenta en el caso de muchos ancianos y enfermas.

Vamos con una serie de tips para que la elección de las camas artículadas sea mucho más sencilla. ¡Comenzamos!

El usuario que va a utilizar la cama articulada

Ni los modelos ni las prestaciones que vamos a buscar  en una cama articulada van a ser las mismas, todo va a depender del uso y del destinatario en cuestión. Si la cama articulada la usarán personas de avanzada edad o con poca movilidad, las necesidades serán mayores. Por este motivo, hay que adquirir una cama tipo hospital, donde como aseguran desde Cuidaria en base a su dilatada experiencia vendiendo camas articuladas, creen que hay que tener muy en cuenta el confort del cuidador en cuestión.

Si se va a usar la cama en personas sanas, lo mejor será fijarse en las camas que sean ergonómicas, de las que también existen modelos para matrimonio donde los somieres tienen total independencia.

Buscar el confort

En las camas articuladas, debemos descansar mejor que en una clásica cama, eso es algo evidente. Hablamos de unas camas que son bastante cómodas, pero también fáciles de manejar, debiendo apostar por modelos de camas articuladas que sean eléctricas que las más básicas y antiguas manuales.

Por algo tan sencillo como es que al tener mando a distancia se va a poder hacer de forma cómoda y sencilla el manejar las distintas posiciones. Las camas de hospital ayudan a que mantengan más independencia las personas, por eso se recomiendan encarecidamente a las personas que están enfermas o que tienen movilidad reducida en un determinado grado.

La clase de elevación

En el caso de que busquemos una cama cómoda y adaptable, las camas articuladas que hay en los hospitales suelen ser muy demandadas, especialmente las que tienen carro elevador eléctrico frente a las que tienen patas regulables. De esta forma vamos a poder adaptar la altura de la cama de manera segura y cómoda, lo que te permitirá bajar la altura para poder salir de la cama o subirla para así poder hacer las limpiezas de alimentación o higiene de la persona que se encuentre encamada.

Adaptabilidad

En este caso, cuantos más planos tenga el somier articulado la adaptabilidad será mayor. Como se pueden hacer multitud de combinaciones de posiciones de la cabeza a los pies, las que son más completas son las de cuatro o cinco planos.

Si vamos a las camas de hospital, hay que confirmar que el paciente le encaje el uso de la totalidad de los planos, además de las dolencias, además de que puedan ser incluso perjudiciales de equivocarse.

Las camas articuladas en el marco del hogar, suelen tener cinco planos que son casi obligatorios, pues con solo tener el cervical, se pueden acoplar que la postura a muchas situaciones como puede ser disfrutar de la lectura o ver la televisión.

Elegir el colchón

En estos casos, para el hogar o para usarla en el hospital, lo mejor es hacer una combinación de somier articulado y colchón visco. Si vamos a las camas de hospital y la persona tiene escasa movilidad o está multitud de horas en cama, habrá que completar su descanso con los colchones antiescaras que hacen posible que se reducan los riesgos de úlceras por presión.

El servicio de venta y postventa

No olvidemos que muchas de estas camas no tienen servicio de montaje incluido, por lo que si encuentras a una empresa que venga ya incluido será un valor añadido que merece la pena tener en cuenta, pues rara es la persona que sabe montar este tipo de camas, pues son de mayor complejidad.

Si te lo monta un profesional, lo que se garantiza es un montaje mejor y un funcionamiento más adecuado, sin olvidarse de que la atención al cliente para aclarar dudas es fundamental, y que las garantías de compra y del producto, deben estar siempre presentes.

Está claro que las camas articuladas son una vía a considerar para muchas más personas de las que pudiera parecer en un primer momento. Si te interesan, ya lo sabes, piénsatelo y decide en consecuencia.