1 agosto, 2016

Consejos para mejorar tu economía familiar

Consejos para mejorar tu economía familiar

Cada familia escoge cómo quiere ahorrar su dinero, bien sea a través de planes de pensiones, cartillas a plazo o directamente en una hucha, pero lo principal es organizarse para poder ahorrar, es decir, para apartar una cantidad de nuestras rentas y guardarla, bien dejando que rente o simplemente que no nos produzca ningún gasto. Para esto, para rentabilizar mejor nuestros salarios, vamos a daros unos consejos, desde comprar los recambios para el coche online en Reparatelotu.com, hasta trucos a la hora de ir al supermercado.

  • Pues bien, como os decíamos, uno de los trucos para ahorrar está en el coche. En casi todas las familias se cuenta con uno o con al menos un par de estos, y su mantenimiento no es nada barato. Tenemos que pagar ruedas, gasolina, seguros, reparaciones, revisiones, impuestos, ITV, etc. No obstante, no todas las averías o reparaciones son del mismo calibre y precisan del paso por el taller. Muchas de ellas podemos hacerlas nosotros mismos en casa casi por intuición o bien guiándonos con algún tutorial que nos bajemos de internet. En Reparatelotu.com podemos encontrar las piezas para hacerlo nosotros mismos.
  • Asimismo, siguiendo también con el tema del coche, debemos tener en cuenta que la forma de conducir nos hará ahorrar dinero en combustible. Una conducción suave y sin tirones, así como una velocidad ajustada a la marcha que tengamos puesta, favorecerán un menor consumo de gasolina o diésel.
  • A la hora de ir al supermercado, al igual que se hace con las dietas, es mejor no ir con hambre, ya que es más sencillo que caigamos en la tentación de comprar un montón de cosas para picar que en caso contrario no nos llevaríamos a casa. No se trata por supuesto de comer menos, pero muchas veces empezamos a acumular cosas en casa de forma que se caducan sin haberlas consumido. De esta forma, cuando tengamos hambre, nos obligamos a consumir lo que queda en casa.
  • Asimismo, cuando tengamos que salir a hacer la compra, podemos hacer una pequeña ruta en función de las ofertas. A veces basta solamente con caminar unos cuantos metros más para encontrar mejores precios en artículos de lo más básico. Así ya que sabéis, os cogéis el carrito y si tenéis tiempo lo vais rellenando en función de dónde estén las mejores ofertas. Además, hay que tener en cuenta que muchas veces podemos comprar cosas que no nos hacen falta de forma urgente pero que están a buen precio y que no caducan con rapidez, como puede ser el detergente o el lavavajillas.
  • Un truco para ahorrar o saber por dónde se nos escapa el dinero es anotar todos los gastos que hacemos en una hoja y ver a final de mes a qué hemos destinado nuestras ganancias. Aquí descubriremos muchas cosas y nos concienciaremos mejor de cómo gastar en los meses siguientes. Se trata además de una práctica muy extendida por los tan admirados países nórdicos.
  • Otra práctica muy buena para ahorrar consiste en hacerlo a la inversa de la costumbre. Es decir, en lugar de ahorrar aquello que nos ha sobrado del sueldo de ese mes, apartaremos, nada más cobrar, la cantidad que consideramos, de forma consciente y real, que podemos guardar de ese mes y viviremos con aquello que nos ha quedado intentando incluso que nos sobre y poder sumárselo a ese primer ahorro.

Las compras compulsivas

Las compras por internet son también una buena opción a la hora de ahorrar, ya que al no haber tantos intermediarios los precios suelen ser mucho mejores que en los establecimientos físicos. No obstante, no debemos dejarnos engañar por estas ofertas, si no que antes de confirmar la compra debemos pensar en si realmente nos hace falta eso que vamos a adquirir. De no ser así, cerraremos la ventana y nos ahorraremos ese dinero.

Esto mismo es lo que tenemos que hacer con las compras compulsivas, ya que hacen que nos llevemos cosas que realmente nunca o casi nunca necesitamos y que suponen a la larga una gran cantidad de dinero. Seguro que muchos de vosotros tenéis todavía alguna prenda de ropa sin estrenar en el armario. Pues bien, esta es una práctica a evitar.