29 septiembre, 2016

A veces nuestros hijos necesitan ayuda extra

A veces nuestros hijos necesitan ayuda extra

Todavía recuerdo cuando era pequeño y mi padre me ayudaba con las matemáticas. De no ser por él en EGB y en varios cursos de BUP a saber cuándo hubiera aprobado. El dentro de lo que cabe por su profesión tenía tiempo para ayúdame.

Yo que soy taxista y encima en el turno de noche, la verdad que lo tengo complicado para ayudar a mi niño y su madre bastante tiene con las tareas de la casa, además que solo estudió primaria.

Decidimos buscar una ayuda extra para que nuestro niño tuviera ese apoyo que necesitaba para aprobar varias asignaturas. Para ello buscando en nuestra Sevilla natal, encontramos a Pupilos y donde podía contar con clases de todas las asignaturas que necesitara. Nos pasamos por la academia y pudimos conocer a los profesores de su nivel, donde nos dejaron claro que el principal objetivo era que el alumno aprendiese, se formase y consiguiera superar con éxito todas las pruebas y exámenes del curso.

Algo que nos preocupaba era si de verdad seguían al alumno en sus progresos y nos tranquilizaron, asegurando que la ayuda que reciben es totalmente personalizada, trabajando todas las asignaturas necesarias y contando con un tutor como profesor en cada materia.

Preparan todas las asignaturas desde Primaria a Selectividad y Ciclos Formativos de Grado Superior. En cuanto a la masificación, fue bueno oír que los grupos no eran nunca mayores de 8 personas, puesto que un número mayor sería excesivo, tanto a nuestro juicio como para el de ellos, ya que, si en el colegio no les pueden ayudar con las dudas por ser 20, lo mismo pasaría en academia.

Para ser sinceros, nos da un poco de rabia no poder enseñar a nuestro niño, pero realmente la conciliación laboral con los niños es un tema complicado, máxime cuando empiezan a tener una edad donde hay problemas de ecuaciones y demás que requieren una preparación y quizás por la cantidad de años que hace que no me pongo, la inseguridad de no saber si estás enseñando bien a tu hijo.

La tranquilidad de ver el avance de tu hijo

Al menos con esta academia tengo la tranquilidad de que por el momento han mejorado sus notas y se le ve contento con las nuevas amistades que ha hecho en la academia, parece que empieza a picarse por estar entre los mejores en el colegio y eso nos alegra, ya que significa que esta ayuda extra le está motivando no solo por limitarse a aprobar, ahora quiere de verdad sacar buenas notas como un objetivo y no ver las asignaturas como un trámite a pasar.

Esperamos que siga así y que saque los notables y sobresalientes como antes de verano, que gracias a ir a esta academia nos libramos de pasar la mitad del verano en casa por haberle tenido que mandar a una academia. Os recomendamos que si veis en otoño o navidad que las notas no son todo lo buenas que debieran de ser reaccionéis antes de que venga el verano, que realmente no es la mejor época para aprender.