27 Junio, 2017

Reducción de pecho

Reducción de pecho

Los problemas físicos ocasionados en el cuerpo de una persona afectan a la cantidad de actividades que puede ejercer y también afectan a su vida familiar. No en vano, existe un número importante de personas en España que se encuentran incapacitadas para realizar un gran esfuerzo físico y, por tanto, una contribución sustancial en las tareas del hogar.

Por desgracia, y al contrario de lo que muchos piensan, esta problemática no afecta solo a las personas mayores. Muchas más personas sufren este tipo de cuestiones, que se manifiestan de muy diferentes maneras y que condicionan por completo la vida de las personas. Ponerle fin a esto es complicado y requiere de una atención personalizada y continua que no todas las clínicas son capaces de proporcionar.

He sido testigo de una situación como esta en los últimos tiempos. Tengo una amiga, llamada Laura, que desde bien pequeña ha estado caracterizada y condicionada por poseer unos pechos demasiado grandes. Desde que tenía diez años este problema ha ido mermando sus condiciones físicas y por lo tanto también las psicológicas. Se sentía muy incómoda porque padecía multitud de problemas de espalda y porque eso le impedía ayudar a sus padres en todo lo que les hacía falta para mantener en orden la casa.

Laura llevaba tiempo pensando en operarse. Quería reducir el tamaño de sus pechos, lo que sin duda le ayudaría a disminuir sus problemas de espalda y por tanto a poder realizar una vida familiar mucho más acorde a lo que ella quería: una vida familiar que contara con su contribución para todo lo que hiciera falta. Así, y según aseguraba ella, podría sentirse útil y por tanto mejor consigo misma.

Pero antes de eso Laura necesitaba hacerse con los servicios de una clínica que le proporcionara el tratamiento y la atención que necesitaba. Tomar una decisión así requería de tiempo y de obtener la mejor información posible. Sólo así Laura podría sentirse segura al operarse y obtener unos resultados acordes a sus pretensiones. Después de recibir consejos de diferentes amigos, familiares y expertos en salud, escogió Artestética, una clínica de medicina y cirugía estética, donde hacen tanto reducción como aumento de pecho en Albacete.

Trato personalizado y efectividad completa

En cuanto se puso en contacto con los profesionales de aquella clínica, Laura comenzó a sentirse segura y confiada. Desde Artestética le aseguraron que no sufriría ningún problema y que reducirían sus mamas hasta el punto en el que todos los dolores físicos que padecía a causa de ellas desaparecieran. La clínica contaba con verdaderos expertos en la materia y eso a Laura, como a cualquier otra persona, le tranquilizaba de un modo bastante grande.

El proceso fue mucho más sencillo, rápido y seguro de lo que cualquiera de nosotros esperábamos. Después de una entrevista previa en la que Laura le explicó a los médicos de manera pormenorizada cuáles eran sus pretensiones y sus dudas, ellos la citaron para la operación. Esta se desarrolló sin problemas y con un resultado extraordinario, que hacía de Laura una chica mucho más equilibrada físicamente.

Después de eso, su vida cambió por completo. Al no estar tan condicionada por el tamaño de sus pechos, su aguante físico era superior y por ende podía realizar multitud de actividades que prácticamente en ningún momento de su vida había desempeñado. Además de servir de más ayuda a su familia en las labores del hogar, pudo comenzar a correr y jugar al baloncesto (una de sus grandes pasiones) con total normalidad.

Tanto su familia como sus amigas y amigos asistimos a un cambio muy grande en Laura. La veíamos feliz, con muchas ganas e ilusión. Y eso a nosotros nos cautivaba. No había persona en el mundo que se mereciera ser más feliz que ella. Su contribución familiar a partir de entonces fue tal que sus padres podían irse a trabajar sin la necesidad de preocuparse de los problemas del hogar. Laura, ya sin ningún problema físico, podía encargarse de mantener bien cuidada la casa.