18 abril, 2016

Redecorar la casa, en familia

Redecorar la casa, en familia

Hace ya varios años que mi marido y yo queríamos hacer algunos arreglitos en casa. El problema es que siempre pasaba algo que nos lo impedía y al final se iba aplazando hasta el año siguiente, y el siguiente, y el siguiente. Hace unos meses contratamos a los profesionales de pinturasinsa.com porque hacía años que no pintábamos la casa y creo que ya es hora de que nos pongamos manos a la obra con el resto de cositas que queríamos hacer aprovechando que hemos empezado por adecentar las paredes.

La diferencia que vamos a marcar con otros hogares es que hemos decidido tomarnos estas pequeñas reformas como una actividad en familia, es decir, que todos vamos a aportar nuestro tiempo y nuestra creatividad para mejorar el aspecto de nuestro hogar y estamos haciendo un planning de todo lo que queremos hacer, quién lo va a hacer y cuándo se hará.

Creo que es una muy buena idea y la llevaremos a cabo este verano, cuando a los niños les den las vacaciones, así que para julio habrá empezado nuestra aventura.

Las Tareas

Mi marido, como es lógico, se encargará de las chapuzas: tiene que cambiar la cisterna del wáter porque cae agua, cambiar algunas bombillas del baño que llevan fundidas varios meses (ahora me ducho en penumbra), arreglar un par de enchufes que no usamos porque están bastante mal, poner uno nuevo en la galería para enchufar el nuevo arcón congelador, arreglar las cuerdas del tendedero… etc.  Y mis hijos y yo seremos la parte creativa de todo esto.

Mi hija de 16 años, que es muy mañosa, tiene ya varias ideas apuntadas y aprobadas por nosotros, los papis, para que haga en cuanto tenga las vacaciones de verano. Por un lado va a hacer una maceta de campanillas de papel crepe para la salita de los ordenadores. Cada vez que ponemos ahí una planta se nos muere, no hay manera de que nos sobreviva a nosotros y a los gatos, así que me parece una buena idea para dar un toque natural a la estancia, aunque sea artificial. También va a hacer una tienda para gatos con unas pechas y una camiseta vieja, una lámpara de luna que quiere ponerse en su habitación (y otra para su hermano) y un calendario de bloques, de esos cuadrados, para la cocina.

Mi hijo, de 11 años, será el encargado del orden y la organización, o lo que es lo mismo, que como vea un solo juguete fuera de su sitio lo ahogo. Le hemos dicho que su tarea será controlar que todos, incluyendo nosotros los papis, guardemos las cosas con las que trabajemos después de cada uso, para asegurar un orden lógico y cómodo en casa, pero en realidad de lo que se trata es de que él no enrede más de lo enredada que ya va a estarla casa esos días de por sí. Ya veremos si funciona o no.

Y mi tarea será pintar puertas y ventanas que es algo que no hicimos cuando se pintaron las paredes. Ahora mismo están en color madera pero mi intención es lijarlas, ponerles imprimación de madera y pintarlas de blanco para acabar dándole una capa de barniz mate e incoloro.

La idea es que todo se haga en unos 15 días aproximadamente, así a mediados de julio habremos acabado y tendremos lo que queda de verano para disfrutar sin tareas ni agobios en casa, aunque nunca se sabe cómo puede acabar la cosa. Esperemos que bien.

shutterstock_224190535reducida