28 mayo, 2017

Una fiesta de cumpleaños especial

Una fiesta de cumpleaños especial

Mi pequeño Juan Luís cumplía 8 añitos y queríamos celebrarlo como se merece. Hace como medio año que teníamos nuestro nuevo chalet para los fines de semana y lo íbamos a celebrar ahí con todos sus amigos y la familia.

Queríamos darle muchas sorpresas, así que contratamos hasta un grupo de payasos que animara el acto. Tenemos un sótano bastante grande donde queríamos que las bebidas estuvieran frías, así que para conseguirlo buscamos, no solo para el cumpleaños sino que nos sirviera de aquí en adelante, un buen climatizador.

La verdad es que no teníamos demasiada idea de dónde comprar un climatizador, pero mi hermano nos dijo que un norteamericano amigo suyo compró uno por Internet en cristafiel.es. La empresa nos pareció bastante seria y eso, unido a las buenas referencias nos ayudó a convencernos. En Cristafiel también tenían todo tipo de copas y vasos, por lo que nos animamos y compramos un buen surtido, así tendríamos vasos y copas de calidad, que ya hacía falta.

Al final pudimos encontrar el climatizador que buscábamos

Estuvimos viendo varios climatizadores, pero había uno color metal que particularmente nos encantó. Al final lo compramos y en poco tiempo lo teníamos en casa. La bebida es bueno que se mantenga a buena temperatura y con esto lo teníamos asegurado.

En el cumple la verdad es que todo salió a pedir de boca, estando los payasos muy bien y con grandes dosis de humor. Uno de los regalos que le hicimos fue un carnet de socio del Real Valladolid para la temporada próxima, lo que le hizo mucha ilusión, ya que, al igual que su padre es un gran aficionado que a pesar de lo que pequeño que es no se pierde ni un solo partido.

El resto de la familia le regalaron los juguetes que él más quería y ropita, lo mismo que sus amigos, aunque en estos últimos claro está, abundaban los juguetes. Lo importante es que lo pasara genial y así fue.

Cuando uno ha sido niño, sabe de la importancia que tiene celebrar los cumpleaños como es debido. Yo nunca he olvidado algunas de las sorpresas más bonitas que me daban, lo que guardo como un tesoro que pase el tiempo que pase, siempre me hace esbozar una sonrisa.

Al final pocas cosas le dan a uno más satisfacciones que un hijo, si además eso te vale para pasar un buen rato con la familia y los amigos pues perfecto. Ahora podremos también celebrar más buenas fiestas entre amigos y tener unas cervezas fresquitas siempre gracias al climatizador.

Estamos pensando en el sótano, poner una sala de juegos en el futuro, la mejor manera para que puedan jugar y pasar un buen rato sin tener que estar saliendo todo el tiempo, especialmente aquí en Valladolid que los inviernos suelen ser bastante fríos.

Así que ya sabéis, no os olvidéis nunca de celebrar como se merece estos cumpleaños infantiles, que de verdad merecen muchísimo la pena, los pequeños y los que no lo somos tanto disfrutamos enormemente.