7 noviembre, 2017

Ojo con el sol

Ojo con el sol

Estamos infravalorando el poder del sol. Este tiene muchos beneficios para nuestra salud, pero también muchos inconvenientes si no sabemos protegernos de él de forma adecuada. Y tras el daño que hemos causado a la capa de ozono con una mala gestión de los recursos del planeta, toda protección es poca. Tenemos que utilizar cremas protectoras, tanto en la época del sol como en invierno. Por ejemplo, el reflejo que esta estrella tiene en la nieve es si cabe más perjudicial sobre nuestra piel. Vestirse de manera adecuada, con gorras o sombreros en las horas de mayor incidencia es clave para no estar en una exposición directa. Y además podemos también construir con materiales que nos protejan de la radiación solar en función de la posición del edificio y la localidad donde se construya, ya que esta puede llegar a dañarlo, algo que no debemos permitir.

En cuestión de hogar y de protección en casa lo más recomendable es instalar ventanas con cristales de última generación  con protección solar.Aluminios Franco fue una de las empresas pioneras en contar con este tipo de vidrio  para cerramientos. Esta protección se utiliza dependiendo de las necesidades del proyecto y del comportamiento térmico de las fachadas pues se  desarrolla un amplio sistema de lamas y celosías  de fácil montaje y puesta en obra y con una gran variedad estética, tanto clásica como vanguardista.

Como veis, el sol incide en todo en nuestras vidas, y no podemos dar la espalda a esta realidad. Por ello, hoy vamos a ver cuáles son las ventajas y cuáles son los inconvenientes de la exposición al astro rey.

Ventajas de la exposición al sol

Como decíamos más arriba, el exponerse al sol es totalmente indispensable para llevar una vida sana, ya que tiene una gran cantidad de beneficios para nuestro organismo. Sin él no podríamos vivir, ya que, entre otras razones importantes, se trata de nuestra principal fuente de vitamina D, que es aquella que trabaja para que nuestro organismo pueda absorber el calcio, que es el elemento que consiguen que se mantengan los huesos fuertes y sanos. Asimismo, también ayudar a mejorar en la respuesta muscular y en la resistencia en pruebas de tolerancia.

Si tomamos el sol con precauciones, obtendremos otro beneficio muy importante, como es la disminución de la presión sanguínea. Y estaremos mucho más protegidos contra las enfermedades, ya que este incrementa la respuesta inmunológica de nuestro organismo y también reduce la incidencia de infecciones respiratorias. Es más, la combinación de unos buenos y largos paseos mientras hay algunos rayos de sol todavía nos bajará el nivel de colesterol de la sangre e incrementará en la misma la hemoglobina.

Por otro lado, el sol es capaz también de mejorar la capacidad de trabajo cardiovascular, de estimular las terminaciones nerviosas y de favorecer la respiración, especialmente en el caso de los asmáticos.

Inconvenientes de la exposición al sol

Por su parte, una exposición al sol sin cuidado y sin protección conlleva riesgos debidos a la incidencia de la radiación ultravioleta, como pueden ser la aparición de eritemas, que se caracterizan por el enrojecimiento de la piel expuesta al sol y precede a la quemadura, quemaduras tanto de primer como de segundo grado, una mayor probabilidad de desarrollar el cáncer de piel y otros trastornos cutáneos, la aparición de cataratas y otros trastornos de la vista, un envejecimiento prematuro de la piel, y la inhibición del sistema inmunitario.

No obstante, todo esto, como decíamos más arriba, lo podemos evitar. Está en nuestra mano protegernos correctamente del sol mediante las cremas adecuadas y una vestimenta apropiada sin dejar de disfrutar de él y de sus beneficios.

En el caso concreto de los niños, hay que saber que bajo ningún concepto se les debe exponer al sol cuando son muy pequeños y no llegan al medio año de edad, y tienen que ponerse la protección media hora de exponerse al sol, e incluso en la sombra, y e ir renovándola cada cierto tiempo. Además, cuando son tan pequeños conviene en que les insistamos en que no dejen de beber agua para estar hidratados.