20 abril, 2018

Cocinando con Thermomix

Cocinando con Thermomix

Desde hace unas semanas me he dado cuenta de que estoy cansada de cualquier comida que pueda hacer en casa. Y es que, al final, la mayoría de nosotros cocinamos prácticamente lo mismo. Estoy segura de que hay personas muy creativas y prueban nuevas recetas cada semana pero la falta de tiempo, de ganas, y el ritmo de vida que llevamos nos obliga a limitarnos bastante en este sentido y, por eso, he tomado una decisión importante: comprarme una Thermomix.

Lógicamente ya sé que con el robot de cocina Thermomix hay que cocinar igualmente pero la realidad es que si aprendemos a sacarle provecho podemos hacer maravillas en mucho menos tiempo. La semana pasada encontré el blog de Las Recetas de Angy, donde hay recetas de sabrosos platos tanto con Thermomix como sin ella, pero tienen más presencia aquellas que usan el robot de cocina y eso es exactamente lo que estoy buscando yo. Por ahora he probado a hacer Gazpacho Manchego (delicioso), Arroz a Banda y Conejo al Ajillo, y he de decir que las tres me han salido espectaculares.

Para aquellos que aún no conozcan la Thermomix intentaré resumirles, con mi experiencia, lo que es exactamente: una máquina en la que siguiendo tres o cuatro sencillos pasos puedes poner a hacer cualquier tipo de comida y olvidarte de tener que estar revisando si está el fuego demasiado alto, de si se quedan las comidas sin caldo y se pegan e incluso de si llevan la suficiente sal o no, porque las recetas especifican todo al milímetro.

La semana que viene queiro probar a hacer pizza casera, con masa Thermomix, y pan… quiero hacer pan casero para poder olvidarme de esas barras insípidas que venden ahora mismo en casi cualquier horno. De hecho, deben quedar ya muy pocos hornos artesanales que sigan trabajando la tradicional masa madre de panadero.

Ventajas de la Thermomix

  • Tengo más variedad de comidas a mi alcance
  • He ganado tiempo para pasarlo en familia
  • Mis hijos están tan emocionados como yo y dicen que quieren probar ellos a hacer la comida un día
  • Ocupa muy poco espacio, así que puedes colocarla con facilidad en la encimera o en cualquier otro lugar.
  • Es muy fácil cocinar platos que, sin tenerla, no podrías preparar a no ser que fueras un “cocinillas” de mucha experiencia y alta calidad.
  • Te permite disfrutar de tu tiempo sin tener que invertirlo todo en la preparación de la comida. Cuando cocinas por el método tradicional, tienes que estar pendiente constantemente para remover, que no se pase, echar más sal… Con la Thermomix programas el tiempo necesario y te pones a otra cosa hasta que pite indicando que ya ha pasado el tiempo. Es genial para poder hacer las tareas de la casa o ir preparando otras comidas.
  • Cocinar con Thermomix es cocinar rápido pero sin perder sabor ni textura, cocinar fácil, y eso hoy en día viene genial. En una sola mañana puedes preparar un menú completo o varios platos para toda la semana. Por buena que sea la cocina tradicional, es difícil poder conseguir esto.
  • Puedes preparar una receta cualquiera y que te quede tal cual está en la foto, algo que a todos nos atrae y no muchos podemos conseguir cocinando de otra manera. Si sigues estrictamente cada paso, los resultados serán increíbles.
  • Gente que no tiene ni idea de cocina más allá de freír o cocer, se convierte en un gran chef y sorprende a cualquier invitado.
  • Es muy interesante también poder cocinar tantas cosas sin apenas ensuciar, y además todos sus utensilios se limpian fácilmente.
  • Tiene una balanza integrada, así que no necesitas comprarte una aparte para poder pesar las cantidades. Además, te va indicando el peso añadido, por lo que vas sumando cada ingrediente y en cada uno te va diciendo el peso. Gran punto a favor.

Desventajas de la Thermomix

  • Mucha gente coincide en que cocinar con Thermomix sale caro, ya que comprarla cuesta unos 1000-1200 euros, según el modelo. Además, si te quieres comprar otro vaso, son 200 euros más. Es un precio alto, sí, pero es un electrodoméstico que vas a utilizar a diario durante muchos años. Yo creo que merece la pena, pero eso ya va en el presupuesto y lo que te quieras gastar.
  • Otro inconveniente, si quieres verlo como tal, es que no es un horno, por lo que hay algunas recetas que después de prepararlas ahí tienes que meterlas en el horno.
  • Si vives solo o en pareja, tendrás un problema con las cantidades, ya que las recetas son para 4 personas. Aquí no funciona lo de dividir los ingredientes y poner menos cantidad, ya que los tiempos, temperaturas y funciones están establecidas en base a las cantidades de la receta. Si te sobra comida, una buena solución es congelarla y así ya tienes para varios días.
  • La espátula es un poco limitada, ya que no rebaña muy bien. Por suerte es algo que se soluciona comprando otra, que además las encuentras a muy buenos precios.